A quienes han sufrido el doloroso camino de la sanación después de un rompimiento amoroso:

Anoche yo estaba destrozado de nuevo, fue muy pesado, como todos los días, pero anoche fue muy fuerte la crisis, ya he llorado mucho, pero anoche...

En cuanto a procesos de sanación y reparación después de terminar una relación amorosa es importante romper con todo tipo de contacto, aún si eres Tú la persona quien ha decidido terminar la relación. CERO CONTACTO: cero llamadas, cero visitas, nada de mensajes o correos electrónicos. Esto es, hay que dar tiempo para poner en orden las ideas, los sentimientos y hacer el recuento de los daños.

Desde anoche intenté romper la regla, afortunadamente no me contestó porque no estaba o porque no quiso. Hoy en la mañana, estando yo más calmado, le marqué de nuevo y ya hablamos. Le escuché feliz, de muy buen ánimo, con tranquilidad y buena disposición, lo cual apagó mis deseos de preguntarle si había esperanza de que volvamos. Me sentí como un estúpido por romper la regla de no contacto. Fue un retroceso en el proceso de sanación.

LA PRIMERA ETAPA de este proceso consiste en aceptar que la relación ha terminado de manera definitiva, contundente.

Tu ex-pareja tiene el derecho de decidir el estar contigo o no. Hay que respetar su decisión.

Ahora que ya hablamos, sé que esta bien, que sigue adelante con su plan de vida.

Yo ya no soy parte de su plan de vida. Por mucho que me duela tengo la obligación de respetar su decisión.

La dolorosa experiencia de terminar una relación amorosa es una oportunidad maravillosa de crecimiento.

Estamos en contacto, el proceso continúa....